Seguropordias®

¿Cómo arreglar un pinchazo en carretera?

Revisar el manual y seguir los pasos minuciosamente ayudarán a resolver el pinchazo

Sufrir un pinchazo en carretera es un contratiempo complicado de resolver y nada apetecible, pero que puede ocurrirle a cualquiera. Si nos vemos involucrados en una situación como esta, es importante saber cómo actuar para salir airosos de ella. Para ello, os vamos a enseñar cómo reparar un pinchazo. De esta forma, aunque este imprevisto os interrumpirá el viaje, no perderéis tanto tiempo como si tenéis que llamar a la grúa y esperar para llevarlo al taller, o esperar a que llegue alguien que os ayude, y podréis continuar el trayecto con la máxima tranquilidad.

Para saber cómo reparar un pinchazo lo primero que debes hacer es echar un vistazo al manual de tu vehículo. De esta forma, podrás saber la posición exacta en la que tienes que colocar el gato hidráulico, que es la herramienta que nos va a hacer falta para poder levantar el coche y proceder a cambiar la rueda. Por norma general, la mayoría de los vehículos traen un gato incorporado de serie, que suele estar colocado en el subnivel del maletero. Una vez tengas localizado el gato, tendrás que colocarlo en la posición indicada por el fabricante en el manual y accionarlo hasta que llegue a tocar el coche por debajo. A continuación, te explicamos paso a paso qué es lo que debes hacer para levantar el coche con el gato, de forma que te permita reponer la rueda pinchada.


Arreglar pinchazo rueda

El gato, aliado ante el pinchazo

Es muy importante colocar el gato en una superficie recta antes de empezar a levantar el coche ya que, en caso de estar en desnivel, existe el riesgo de que el coche se mueva y que incluso pueda caerse. Cuando tengamos el gato colocado correctamente, tendremos que elevarlo hasta que veamos cómo la rueda pinchada comienza a despegarse del asfalto.

 

Cuando tengamos la rueda levantada, ya podemos empezar a aflojarla para poder cambiarla posteriormente por la rueda de repuesto. Necesitaremos una llave de carraca para poder aflojar los tornillos de la rueda, ya que sin esta herramienta es prácticamente imposible efectuar este trabajo. Cuando hayas aflojado los tornillos, tendrás que levantar un poco más el vehículo, de manera que la rueda esté a unos 12cm del suelo, para así poder quitar los tornillos y tener espacio para poder montar la nueva rueda.


Una vez retirada la rueda pinchada, ya solo nos queda instalar la rueda de repuesto en su lugar. Para ello, tendrás que colocar la rueda de repuesto en la posición exacta. Para hacerlo, un pequeño truco es colocar el primer tornillo y ver si está dispuesta en la orientación deseada, ya que si la montamos en una posición que no es la correcta tendremos que volver a repetir el proceso.


Asegurar la rueda y seguir

Cuando la rueda esté bien colocada, hay que terminar de poner el resto de los tornillos con la llave de carraca para que queden bien sujetos y todos apretados por igual. Con los tornillos apretados, ya tan solo nos queda bajar el vehículo con la ayuda del gato. Lo haremos muy lentamente para evitar que sufra daños y, cuando la rueda toque el suelo, ya podemos guardar el gato. Para terminar, una vez la rueda esté tocando asfalto, solo nos queda revisar que la instalación esté efectuada correctamente para así poder continuar con el trayecto.



Redacción Seguropordias | 10:47 11/06/2015

Compártelo en:


SEGUROS POR DÍAS

Contratar en 5 minutos el seguro por días de tu vehículo

Seguro temporal para tu vehiculo en tan sólo 5 minutos.
Selecciona tu vehículo