Seguro por días. Seguros temporales de 1 a 28 días.

Diez consejos para mantener tu coche como nuevo

Aprende a alargar la vida de tu coche. Ahorra tiempo y dinero

Tanto si amas a tu coche como si no, tenerlo en buen estado es garantía de muchas cosas. Un claro ejemplo es el seguro de coche, cuya póliza se reduce si el vehículo está en condiciones óptimas. Pero, pensando más a largo plazo, un coche a punto es sinónimo de dinero cuando queremos venderlo y, como no, una excusa para alargar la vida del coche y no tener que comprar uno en mucho tiempo.

El debate entre un coche nuevo o un coche de segunda mano gana fuerzas cuando el dueño del coche de ocasión lo ha cuidado y el coche no ha sufrido nunca ningún siniestro. Al final, un coche es una gran inversión y por eso debemos siempre mimarlo y no dejar que nada le pase para así garantizar el valor venal más alto posible.

En Seguropodias queremos ayudarte con diez sencillos consejos que no requieren mucho tiempo ni dinero, y que a la larga pueden reportarte numerosos beneficios.

Mantener coche como nuevo
Cómo mantener el coche nuevo

Amortiguadores

Los neumáticos o los frenos son piezas que, por lo general, recuerdan mejor los conductores en términos del mantenimiento del coche. Sin embargo, los amortiguadores son una parte clave, ya que aportan una gran comodidad y confort en la conducción. Pero, más allá de notar más o menos los baches, los amortiguadores significan seguridad en la carretera. Su principal función es mantener el neumático pegado a la carretera, y por ello, aportan estabilidad y agilidad a tu vehículo.

Mientras que, en un simple vistazo, podemos conocer el estado de las ruedas, es bastante más complicado conoces las condiciones en las que están nuestros amortiguadores. La recomendación es revisarlos cada vez que hagas la revisión de tu coche, es decir, cada 20.000 o 30.000 kilómetros, o de lo contrario, una vez al año. De media, lo habitual es reponerlos cada 90.000 kilómetros, pero lógicamente, este parámetro variará en función del vehículo.

Revisión de llantas

Es importante que mantengas la presión del aire de los neumáticos de forma adecuada cuando vayas a calibrar tus llantas. Debes de echarles un vistazo cada cierto tiempo para comprobar su desgaste, o si tienen algún agujero.

Alineación de neumáticos

Si tu coche no tiene el paralelo bien hecho, los neumáticos se desgastarán de forma irregular, lo que reducirá considerablemente su vida. Además puede afectar a la dirección, con balanceos inesperados y vibraciones que restarán confort a tu vehículo.

Para comprobar que la alineación está hecha correctamente, deja el volante suelo, con precaución obviamente, en una recta. Si tu coche tiende a dirigirse a la izquierda o la derecha, entonces acude a tu taller para realizar el paralelo.

Frenos

Los frenos son esenciales para la seguridad de tu vehículo, por eso debes tenerlos siempre a punto. Es una de las cosas que más notamos a la hora de conducir, y por tanto, también lo notarán nuestros posibles compradores. En los frenos encontramos dos elementos que hay que tener especialmente controlados, que son los discos y las pastillas de las ruedas delanteras y traseras.

Normalmente el indicador luminoso de nuestro cuadro de mando nos indicará cuándo cambiar las pastillas del coche, pero si tu vehículo no dispone de este sistema, podrás comprobarlo a través del líquido de frenos, cuyo desgaste es proporcional al de las pastillas. En cuanto a los discos, oirás o sentirás ruidos y vibraciones al frenar. Sin embargo, estas señales son también indicadores de suciedad. Límpialos y engrásalos antes de cambiarlos.

Revisión del aceite

Para saber cuándo cambiar el aceite de coche, lo mejor es consultar con el fabricante de nuestro coche, ya que se trata de una pauta que varía mucho en función del modelo y del uso que hagamos del coche. Por lo general, lo que más daña el aceite de tu coche son los viajes cortos y repetidos a lo largo del día, pero también arrancarlo con el motor en frío o cuando el cárter se ha visto dañado con el coche parado.

La principal forma para comprobar el estado del aceite de coche es visual. Deberás introducir una varilla limpia con el motor en frío en el depósito del aceite. Si detectas alguna pérdida o falta de aceite, deberás reponerlo pero eso sí, con el mismo tipo que usaste la vez anterior.

Sustitución de la correa de distribución

Cada vez que llevas el coche al taller y sale la palabra correa de distribución tiemblas, ¿verdad? Somos conscientes de que es, en muchas ocasiones, una lata el tener que cambiarla, ya que rara vez notas diferencias en la conducción y no es una pieza especialmente barata. Sin embargo, si no la cambias y tu coche sufre una avería, es una de las reparaciones más caras. Su principal tarea es clave para el correcto funcionamiento del vehículo, y es que se encarga de sincronizar el motor, ya sea de diésel o gasolina.

Para saber cuándo cambiar la correa de distribución, sencillamente tienes que consultar con el manual de tu fabricante. Suele ser cada 80.000 o 150.000 kilómetros, o bien cada cinco años. Si estás pensando en comprarte un vehículo de ocasión, esta será una de las cuestiones más importantes a revisar.

Estado de la batería

Si la batería de tu coche tiene ya algunos años, es recomendable que compruebes su estado cada tres meses aproximadamente. Lo principal es que no se seque, esto es, que siga manteniendo los niveles de líquido requeridos para que siga funcionando. Si te quedas tirado en la carretera como consecuencia de la batería, tendrás que reponerla y esto puede suponer un coste mayor.

Cuida la pintura

Lo primero que vemos de un coche es el estado de la carrocería. Como es lógico, un coche con abollones genera muy mala impresión para los posibles compradores, pero también lo es una carrocería con ralladuras, restos de insectos u otras marcas. El principal consejo para mantener la carrocería del coche intacta es encerarlo, al menos, dos veces al año. En verano debes intentar cuidar la carrocería del sol, especialmente si se trata de un aparcamiento de larga estancia, te recomendamos que tapes tu vehículo con una lona. Si tu coche no genera una buena primera impresión, la venta de segunda mano será más compleja.

Escobillas limpiaparabrisas

Esta es la típica pieza de coche que, sin darte cuenta, tienes en pésimas condiciones. Tú conduces a diario tu vehículo sin problemas, hasta que un día se pone a llover y descubres que tus escobillas limpiaparabrisas no barren bien, dejan manchas e impiden la correcta visualización de la carretera.

Se trata de un recambio que tú mismo puedes hacer en cuestión de minutos sin ser ningún manitas. Bien sea la pieza entera o simplemente la goma, las encontrarás en cualquier taller e incluso en algunas gasolineras y ferreterías. Anímate a cambiarlas tú, ya que la mayoría de veces vienen con unas instrucciones tremendamente sencillas de seguir.

Iluminación

Uno de los mantenimientos más baratos e importantes. Las luces de tu coche te permiten ver y ser visto, esto es una de las cuestiones más importantes para una conducción segura. Comprueba su estado todos los meses, tanto de las luces delanteras como de las traseras. Recuerda que tu coche tiene siete luces diferentes y todas ellas son importantísimas: posición, cruce, largas, marcha atrás, freno, anti-nieblas e intermitente.

También te interesa:

- 5 Consejos para la compra - venta de coches
- El valor venal, que es y como se calcula
- El mantenimiento de tu coche en verano en 6 sencillos consejos

Dpto Contenidos España

Compártelo en:

 
 
 

Tu presupuesto sin compromiso en

Calcula tu precio


Valoración para: Seguropordias.com en Google My Bussines Valoración en Google My Bussines
4.7 / 5 - ¡¡Ya tenemos 88 reseñas!!