Seguro por días. Seguros temporales de 1 a 28 días.

Consejos para conducir con frío

El invierno pone a prueba a los conductores

Como pasa todos los años, el frío ha llegado para quedarse durante unos meses.

Aunque lleve pasando durante toda la vida, este cambio muchas veces nos sigue pillando desprevenidos.

5 consejos para la compra-venta de coches

Para ayudarte a estar listo para la llegada de las temperaturas bajas, te hemos preparado esta guía de consejos para conducir con frío.

Te recomendamos seguir estas pautas si quieres evitar sorpresas con tu coche ahora que se acerca el invierno./p>

Cómo conducir con frío de forma segura

1. Haz una revisión

El invierno exige a nuestro coche un poco más de lo habitual. De esta forma, partes como la batería, los neumáticos o la calefacción pueden sufrir averías si no se hace un buen mantenimiento.

Aunque es recomendable hacerlo con frecuencia durante todo el año, es especialmente importante mantener el coche a punto y preparado para la llegada del frío.

Por eso, ahora que empezamos a estar bajo cero, te recomendamos pasar por tu taller de confianza y asegurarte de que todo está bien en tu coche. Puede ser muy desagradable tener que gastar un dinero extra estas navidades para reparar averías.

2. Evita el vaho

¡Ay el vaho! Un incómodo acompañante para todos los que aparcamos nuestros coches en la calle.

Hay una cosa que no debes hacer en ningún caso cuando los cristales de tu coche tengan vaho: ponerte a conducir. Por mucha prisa que tengas por salir, debes quitar el vaho por completo antes de circular, por tu seguridad y la de los demás.

Este fenómeno se produce por la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior del coche, por eso es recomendable abrir las ventanas un poco para igualar.

Además de abrir las ventanas, para quitar el vaho de forma rápida debemos activar el aire caliente al máximo y dirigirlo al cristal empañado.

Tener limpios los cristales ayudará a prevenir en parte la acumulación de vaho, así como utilizar productos para repelerlo. Lo que no debes hacer en ningún caso es quitarlo con la mano.

Conducir en invierno

3. Quítate el abrigo

Según la Fundación CEA, 1 de cada 5 conductores afirma que conduce con ropa de abrigo durante el invierno.

Sabemos que hace mucho frío y que el coche tarda en calentarse, pero conducir con abrigo entraña algunos riesgos de los que debemos ser conscientes.

En primer lugar, la movilidad que tenemos cuando conducimos con capas tan gruesas es muy reducida, por lo que nuestra reacción ante algún imprevisto será mucho más lenta y mucho menos eficaz.

Además, el cinturón no podrá cumplir su función de forma correcta si llevamos un buen abrigo.

Debemos saber que pueden incluso multarnos por conducir con abrigo, ya que el Reglamento General de Circulación expresa que el conductor está obligado a mantener su libertad de movimientos. El agente podrá interpretar que esto no se cumple, igual que cuando se conduce con chanclas, por ejemplo.

4. Regula la temperatura

Es algo muy común (y muy entendible) entrar en el coche cuando en la calle estamos bajo cero y poner la calefacción al máximo. Esto puede estar bien durante un par de minutos para que se caliente el interior, pero luego hay que regular la temperatura.

Conducir con calor excesivo puede aumentar la sensación de somnolencia del conductor, que de esta forma bajará su atención y estará desprevenido ante cualquier alerta que pueda detectar durante la marcha.

5. Reduce la velocidad

Por supuesto, da igual el momento del año en el que estemos o la temperatura que haga: siempre hay que respetar las velocidades máximas permitidas en cada vía.

Pero en invierno hay que ser aún más precavido y tener en cuenta que, en muchas ocasiones, las condiciones de la vía van a ser peores de lo normal.

Por eso, es recomendable reducir la velocidad ante situaciones de lluvia, nieve o heladas, ya que el pavimento puede estar en malas condiciones y la visibilidad se reduce.

Cuando conducimos por carreteras en mal estado por el frío, es conveniente utilizar una relación de marchas largas y evitar el freno todo lo posible, frenando con el motor cuando podamos.

Esta precaución es especialmente importante en carreteras secundarias, ya que son las que más afectadas se ven durante los temporales de invierno y los lugares donde más accidentes mortales ocurren.

6. Elige bien las luces

Si has viajado en coche por el resto de Europa, te habrás dado cuenta de que lo habitual es llevar las luces del coche encendidas en todo momento.

Si bien en España no es necesario hacer esto porque tenemos más horas de luz, hay días durante el invierno en los que es conveniente mantener las luces del coche encendidas siempr que circulamos.

Por eso, es importante que cuando compremos o alquilemos un coche nuevo, nos familiaricemos con él y sepamos cómo encender y apagar todos los tipos de luces. De esta forma cuando lleguen los días grises, no estaremos media hora investigando como poner las antiniebla.

7. Lleva los accesorios necesarios

Aquí el abanico es bastante amplio, ya que depende de por dónde vayas a circular con tu coche. Si vas a subir un puerto de montaña necesitarás accesorios específicos que no serán útiles para conducir por carreteras de costa o de interior llanas.

De esta forma, no importa por donde circules, es recomendable llevar en tu coche los siguientes accesorios: un booster (arranca batería), cables de arranque, anticongelante, raspador para el hielo de los cristales o protector de parabrisas, entre muchos otros.

Los elementos anteriores son recomendables, pero también los hay que son obligatorios: chaleco reflectante, kit antipinchazos y rueda de repuesto.

Si vamos a atravesar zonas de montaña y nos exponemos a grandes nevadas y temporales, además de los anteriores, debemos transportar otros accesorios.

Cadenas o neumáticos de invierno, linterna potente, mantas térmicas, cargador para móvil, agua, comida... Estos son los imprescindibles para aquellos que vayan a atravesar zonas de montaña en su vehículo.

8. Elige el mejor seguro

Como ya sabrás, es obligatorio circular con seguro en todas las situaciones.

Pero claro, hay seguros y seguros dependiendo de la situación en la que estemos y de lo que queramos cubrir.

Para el invierno y si vamos a conducir con frío por carreteras peligrosas, el tipo de póliza más adecuado seguramente sea un seguro a todo riesgo.


También te interesa:

Profesiones del mundo del motor
Profesiones del mundo del motor que no conocías

¿Cuál es tu favorita?

Leer más
Multas DGT
Tabla de multas de Tráfico

Descubre el importe y los puntos de cada sanción de tráfico.

Leer más
Coches robados en España
Top 10 coches robados

Cuáles son los coches más robados de España.

Leer más

Redacción de Contenidos España

Dpto. Contenidos Seguropordias®

Compártelo en:

 
 
 
 

TU PRECIO SIN COMPROMISO EN

Calcula tu precio